Fortalece tu autoestima y supera el complejo de inferioridad

0
63

Solemos tener una tendencia a sentirnos menos que los demás. El medio en que vivimos y la publicidad que nos rodea nos hace sentir menos guapas, menos inteligentes, menos divertidas, etc. Si te dejas llevar por estas emociones y todo lo que generan te encontrarás viviendo una vida triste, para evitarlo fortalece tu autoestima.

Sé que no resulta tan sencillo de hacer como quisieras. No se trata solo de levantarse de la cama un día y decir “a partir de hoy nada me afectará”. Bueno, sí que puedes adoptar esta decisión pero por desgracia, las cosas no siempre salen como queremos. Por eso, fortalece tu autoestima siguiendo estos pasos y verás que poco a poco el complejo de inferioridad se aleja de tu vida.

Admite que vives con complejo de inferioridad

Yo sé que reconocer que eres víctima del complejo de inferioridad es complicado. Pero admitir que tienes este problema fortalece tu autoestima de inmediato. Desde luego que después tendrás que seguir trabajando, pero es un paso vital.

Procura identificar cuándo nació este complejo de inferioridad. A partir de estos motivos será más fácil crear una estrategia de ataque contra lo que te hace sentir menos.

Estoy segura que se tratará de un proceso difícil y doloroso pero te dará las claves para definir el mejor camino posible. No tengas miedo de lo que puedes descubrir, piensa que es peor vivir sin aceptarte y amarte tal y como eres.

 Identifica los síntomas del complejo de inferioridad

Siempre que te enfrentas a alguna situación donde tu complejo de inferioridad se dispara nacen sensaciones muy específicas como náuseas, temblores, transpiración excesiva o nervios.

Fortalece tu autoestima identificando estas sensaciones y dándote un minuto para analizarlas: ¿De qué situación se trata?, ¿qué te recuerda?, ¿cómo te limita?, ¿qué puedes hacer para continuar? No huyas de estas sensaciones, son geniales porque te permiten reconocer que estás enfrentándote a algo real y te guían hacia el camino que fortalece tu autoestima.

Deja de ver tu complejo

Fortalece tu autoestima quitando toda tu atención de aquello que te acompleja. La gran mayoría de los complejos nacen de características físicas que nos hacen sentir mal con nosotros mismos. Pero déjame decirte un secreto: muchas veces aquello que te acompleja es inexistente para los demás.

Ve la situación desde fuera y te darás cuenta que esto es cierto. Acércate a alguien con quien tengas una excelente relación y pregúntale si hay algo de sí misma que le acompleje. Descubrirás que aquello que le parece tan grave para ti, no lo es tanto o ni te habías percatado de que existía. Lo mismo pasa contigo.

Lo que necesitas en este punto es darle menos importancia a lo que no te gusta. Imagina que no está y sigue con tu vida como siempre. Al principio te costará algo de trabajo pero esta actitud fortalece tu autoestima con el tiempo.

Presta atención a algo positivo

Cuánto más tiempo pases pensando en lo que no te gusta y en lo que te hace sentir acomplejado, menos dispuesto estarás a vivir la vida. Avanza y fortalece tu autoestima con actividades que te agraden. Si ahora no tienes ningún pasatiempo, va siendo hora de buscar uno.

Encuentra nuevas pasiones como el atletismo o practica viejos hábitos como la pintura o simplemente, sal con amigos. Tus complejos serán tan importantes como se los permitas, así que quítales la capacidad de afectarte. ¿Has pensado que tal vez ese “defecto” que te parece tan grave es visto como una característica que te hace único a los ojos de los demás?

Fortalece tu autoestima

Lo peor que puedes hacer en tu vida es dejar de vivir por tus complejos. Eres una persona interesante, con muchas cualidades que puede aportar algo a quienes le rodean. No te cierres a la vida y a la convivencia con otros solo porque no te gusta algo de ti. Todos tenemos defectos que no nos gustan pero el secreto para una vida feliz es aprender a vivir con ellos.

Fortalece tu autoestima por ti. Recuerda que la única persona que decide sobre cómo vives tu vida eres tú. ¿Prefieres esconderte o vivir a plenitud? Te recomendaría elegir la segunda opción y vivir cada día como si fuera el último.