Tratamiento casero para cutis mas firme

0
208

Si analizamos bien, no se necesita invertir mucho para consentirnos. Con los alimentos que consumimos a diario se pueden obtener tratamientos para regenerar nuestra piel, para tonificar, para limpiar las impurezas y para prevenir el envejecimiento.

El huevo es una proteína por excelencia para nuestro cuerpo y rico en antioxidantes, ideal para la recuperación muscular y para desinflamar. Es un alimento completo que le podemos dar muchos usos para el cuidado de la piel.

Piel Seca: Mezcla una clara de huevo y una cucharada de miel de abeja, aplicar sobre el rostro con un algodón, dejar actuar por 20 minutos y retirar con agua tibia, finalizar con la crema habitual.

Piel grasosa: Mezcla el jugo de un limón y una clara de huevo, dejar actuar por 15 minutos, luego retirar con abundante agua tibia, finalizar con la crema habitual para piel grasosa.

Exfoliante y para limpiar impurezas: Mezclar una clara de huevo con el jugo de un limón y una cucharada de azúcar granulada. Hacer masajitos circulares para remover la suciedad y la piel muerta por 3 minutos aproximadamente, luego retirar con abundante agua tibia.

Ojos cansados: Aplica clara de huevo en el contorno de los ojos con unas gotitas de aceite de oliva, dejar actuar toda la noche y retira por las mañanas. La clara de huevo desinflama y junto con el aceite de oliva reducen las arrugas.

Párpados caídos: Aplicar clara de huevo sobre los párpados, se puede dejar actuar toda la noche, el uso contínuo hace que tengas una mirada mas alegre y joven.

Cuando de belleza del cutis se trata es indispensable tomar en cuenta el cuello, el escote y la parte de atrás de las orejas. Son zonas que la mayoría de veces olvidamos y que debemos tomar en cuenta. En este caso si lo que deseamos es rejuvenecer nuestra piel la receta mas recomendada es clara de huevo con aceite de oliva. Personalmente la uso y los resultados son deliciosos, se siente fresco e hidratado.

Los invito a que sigan estas recomendaciones para estar mas bellas y radiantes.

Saludos!

Elena Sevilla